Es más barato cocinar que comprar la comida hecha

Ya hablamos en una anterior entrega de qué comprar para comer por 100€ al mes. Ahora veremos por qué cocinar también te hará ahorrar dinero…

¿Para qué vale cocinar?

Hay quien por causa de los prejuicios, intenta por todos los medios, enmascarar un alimento para ocultar lo que es. Por ejemplo, cogen hígado de ternera y lo filetean, le echan un porrón de especias, y lo empanan, para disimular su textura, y ocultar su sabor.

Esto tiene pros y contras. Desde luego mucho mejor enmascarar, que no comer. Y me parece de gran mérito culinario, reconvertir un alimento despreciado, en un plato en el que no se reconoce. Sin embargo, prefiero la opción de potenciar el sabor y textura de cada materia prima, dándole un “toque” especial. Aunque está claro, que si la comida entra por los ojos, esconderlo a la vista puede ser buena estrategia.

Una cosa es procesar los alimentos y otra volverlos locos. Cocinándolos solo deberías “despertar” su sabor, no lavarles la cara. Se puede hacer, pero si estás empezando, quiero transmitirte que no hace falta. Con pequeños trucos se consiguen grandes cosas.

No siempre es así, pero en general, la saciedad de los alimentos baja a medida que aumenta el tiempo y la temperatura de cocción. No es buena idea volver a comer pescado crudo, pero si lo comes poco hecho, mejor que pasado. Y esto es importante porque a mayor saciedad, menos atacará el hambre y más ahorrarás.

Pescados

El pescado tiene una proteína fácilmente asimilable por nuestro organismo, por lo que podemos cocinarlo menos para aumentar la saciedad. Además, el pescado azul en particular, tiene más cantidad de omega3, que se oxida a medida que aumentamos la temperatura de cocción. Por eso a los japoneses les encanta el sashimi de atún o salmón, pero no de merluza. Además, esto te permitirá ahorrar en electricidad.

Al cocinar pescado blanco, rebozarlo en huevo le va a aportar ese extra de grasa que no tiene. Otra deliciosa idea es cortar una lámina de mantequilla y posarla sobre los trozos hechos antes de que se enfríen. Pero combinar las dos técnicas no las mejora individualmente por separado. Huevo o mantequilla son baratos y aportan un extra de saciedad.

cocinar pescado
merluza en salsa

Da igual si eres intolerante al gluten o no. Sea como sea, el pescado queda mucho mejor con harina de arroz. De hecho te invito a probar otras harinas. En general son todas más caras, que la de trigo, pero también son menos dañinas. Por ejemplo, 1kg de harina de arroz son 2,70€, la de garbanzo 2€/kg. El problema es que es complicado encontrarlas y si las tienes que comprar ecológicas, se dispara su precio. Pruébalas, si dispones de más de 150€/mes para comer.

Resulta una excepción la harina de maíz, que no maizena. En algunos sitios lo llaman polenta. Por apenas 1€/kg tienes un ingrediente excelente para hacer rebozados crujientes. Te recomiendo que la uses para espolvorear bacalao, boquerones o sardinas. Al utilizar polenta, sumergir los trozos en un plato hará que se cree una costra demasiado gorda. Es mejor espolvorear con la mano, como si echaras sal.

Un truco para que quede crujiente un rebozado es retirarlo a un plato con papel de cocina encima para chupar el aceite sobrante.

Carne

Para la carne en general rige la misma regla. Cuanto menos se haga, más saciedad aporta. Pero dado que hablamos de comer vísceras sobretodo, estas sí deberían estar bien hechas, si quieres saborearlas. Poco hechas pueden resultar correosas y difíciles de masticar.

Las vísceras mejor guisadas que simplemente fritas, aunque puedes combinar ambas. Tienen un sabor muy fuerte, y quedan muy bien si se maceran antes con especias, aceite y coñac.

Con los huesos se hace un caldo fantástico para guisos, arroces, o simplemente con patatas cocidas. Se puede usar casi cualquier cosa para hacer caldo, como la carcasa del pollo, la cabeza de conejo o las manitas de cerdo. Por favor, no te líes a echar cosas ricas al caldo para mejorarlo. Como mejor queda, y más barato, es con “desperdicios”: lo verde del puerro, las peladuras y hojas de zanahorias, hojas de rábano, lo que cortas de los espárragos, etc.

Los cortes más duros de la carne prácticamente descartan la plancha o la sartén como método de cocción. Yo recomiendo la olla exprés. Su elevado coste de adquisición es compensado ahorrando mucho tiempo y energía.

Si tienes que hacer un chuletón a la plancha, no uses aceite de oliva. Recorta parte de la grasa que trae y déjala previamente en la sartén. Se irá deshaciendo y servirá para que no se pegue el filete y quede con un gusto mucho más sabroso que con AOVE. Si es carne de ternera y necesitas más grasa, usa mantequilla. Al fin y al cabo viene de la vaca también.

Verdura

Cada vez se insiste más en que las verduras que hacía la abuela, cocidas hasta que se deshacían, no parece la mejor manera de potenciar su sabor. Ni siquiera de ocultarlo. Las verduras muy cocidas no sólo pierden sabor, si no que adquieren un gusto amargo, muy poco atrayente. Probablemente por eso a los niños les cuesta tanto comer verduras.

cocinar barato
brócoli recocido vs. brócoli en su punto

La verdura cuando se cocina, debe resaltar su color, que parece que va ligado al sabor. El objetivo es alcanzar un punto en el que el sabor se intensifica, pero se pueda masticar fácilmente. Puede serte difícil si estás empezando, por lo que voy a ayudarte con un truco muy sencillo. Y espero que así pierdas el miedo a pasarlas.

Pon agua a cocer, según la cantidad de verdura. Lo importante es que pueda bailar en el agua. Una vez esté hirviendo (saltan burbujas del agua) echa la verdura, tápalo y apaga el fuego. Cuidado con la vitro que sigue cociendo después de apagarlo. Espera 4 minutos y luego sácalo del agua. Verás que ha cogido un color intenso que está diciendo cómeme.

Por ejemplo: espárragos, brócoli, judías verdes, hojas de acelga, espinacas. Más detalle aquí.

¡Ni que decir tiene que debes aprovechar el agua de cocerlas! Si se cuecen sumergidas en agua, es ahí donde va a parar hasta un 30% de las vitaminas hidrosolubles.

Otro método es directamente pasar de cocerlas y echarlas en la sartén con AOVE. Sobre todo si son pequeñas o las has cortado en trozos pequeños.

cocina barata
salteado de verduras

Yo recomiendo comer verdura en cada comida. Aumenta la saciedad por módico precio.

¿Se puede usar el horno?

El horno presenta algunas ventajas.

  • Suele ser bastante limpio, si tienes cuidado de no derramar la comida al meterla o sacarla.

  • Los olores suelen ser muy agradables, más que los de los fritos.

  • No degrada tanto los alimentos como la plancha y los cocina de manera uniforme.

  • Respeta más los sabores originales de los alimentos

Sin embargo, mucha gente tiene “miedo” de usar el horno por lo que gasta y es una pena. Efectivamente es sin duda el método que más energía consume de todos. Sin embargo hay cosas que se pueden hacer para reducir el gasto.

  • Lo que más cuesta es calentarlo. Cuando lo enciendas cocina varias cosas o para varios días. Te recomiendo terminar con los olores más fuertes. El orden general sería: postres, verduras, carnes, pescados. Curiosamente al horno, las verduras dejan poco olor. Desde luego menos que recocidas.

  • A más temperatura no gasta más, sino MUCHO más. Es mejor cocinar a 150º durante 40 minutos, que a 180º durante 20.

  • Si quieres gratinar, ponlo al principio. Para gratinar necesitamos “quemar” el queso, o sea, radiación directa, no calor uniforme.

  • No abras la puerta a no ser que sea estrictamente necesario y por el mínimo tiempo necesario.

  • En invierno puedes usar el calor residual para calentar la cocina si dejas la puerta del horno abierta.

Usando la nevera

Prestamos poca atención al electrodoméstico que más electricidad consume en nuestra casa (y la de todos). A veces nos apetecerá meter una cerveza directamente en el congelador, pero no es una buena idea si queremos ahorrar dinero.

La nevera intenta mantener siempre la misma baja temperatura pase lo que pase. Entonces cuanto más caliente esté lo que metamos, más calor aportará al sistema, y más tendrá que trabajar el motor. De ahí que gaste más en verano que en invierno.

Trucos para gastar menos

  • No metas nunca algo caliente. Además de gastar mucho puede sobrecalentar el motor y cuanto más lo cuides, más te durará.

  • Prevé con antelación si tienes que sacar algo del congelador, para dejar que se descongele en la nevera. Si al meter algo caliente el motor se pone a pleno rendimiento, al meter algo frío, puede hacer que incluso se apague. Normalmente puede tardar 1 día o más en descongelarse en la nevera.

  • No la abras por mirar, y piensa antes qué quieres coger.

  • No la dejes abierta mientras vas y vienes a por las cosas de la mesa. Agrupa todas cerca y luego ábrela y mételo todo lo antes posible.

  • Si en invierno tienes la calefacción, antes de meter algo a 23º, sácalo al alfeizar de la ventana y mételo pasados unos minutos. Entrará mucho más frío, y lo habrás enfriado gratis.

Trucos para el día a día

  • Si un día comes sobras y tienes que calentar un primer plato de caldo y un segundo, en vez del microondas, puedes poner a calentar el primero en una olla, y taparlo con un plato en el que pones el segundo.

  • En invierno puedes recalentar también algunas cosas apoyándolas sobre el radiador, o enfriarlas sacándolas al alfeizar de la ventana.

  • Cocina para más días. La luz que se gasta cocinando no es proporcional. Hacer 4 raciones, no es un 33% más caro que hacer 3. Si cocinas para más veces y aprovechas los trucos de antes para recalentar, gastarás menos.

    cocinar pez
    una olla para 7 raciones
  • En general los caldos, estofados y sofritos son más nutritivos y sacian más que los fritos, “planchas” y rebozados.

  • El extractor gasta, sí, pero gasta más la calefacción compensando el frío que entra por la ventana para que salgan los humos.

¿Se te ocurre algo que no he mencionado? ¡Postéalo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *