Archivo de la etiqueta: barato

comer barato despiece ternera

¿Cómo comer barato?

Para comer barato es necesario tener apertura de mente. Si siempre comes filetes a la plancha y pescado al horno, te va a salir muy caro… Entonces, ¿la ley de la oferta y la demanda aplica también a la cocina? ¡Premio! Aplica y con un incentivo, las temporadas. comer barato , coemr barato , comer barato , comer barato , comer barato

Todos tenéis claro cuándo empiezan “las rebajas” de verano y las de invierno en El Corte Inglés. Lo hemos visto anunciar todos los años, varias veces… Pero alguna vez os habéis preguntado, ¿cuándo empiezan las rebajas de la comida? ¿Eso existe? ¿Os limitáis a comprar todo lo que ponen en el súper con el clásico cartelito amarillo de producto en oferta? Si es así, probablemente no compréis lo mejor, si no lo que el negocio en cuestión quiere que compres.

Alguna vez he comentado que no me gustan las listas de la compra. Sí, pueden ser una herramienta útil, para huir de los productos innecesarios al planearlo en casa, sin distracciones. No obstante, si te ciñes exactamente a eso, podrías desperdiciar una gran oportunidad. Yo solo apunto en la lista de la compra productos no comestibles, por ejemplo: jabón, servilletas de papel, escoba, etc. O productos que consumo con relativa frecuencia y sean poco susceptibles de caer en oferta: leche fresca, huevos, arroz, avena…

En cuanto a la comida, generalmente aplican las mismas reglas: si poca gente lo demanda, el precio de la oferta baja, y si mucha gente lo demanda o la oferta es limitada, el precio sube. Obviamente si requiere más mano de obra, será más caro, pero eso no invalida la primera regla. Como lo que más gusta es el solomillo y hay poco, es muy caro. Al igual que el pescado salvaje, que cuesta más pescarlo, que el de piscifactoría. Pero por otro lado aplica otra regla: si es un producto raro tiene poca demanda, pero el riesgo de no venderlo puede subir el precio. Por ejemplo la carne de ciervo, o de jabalí.

Cómelo todo comer barato , comer barato

Es importante ampliar la visión de la cocina a todo animal o planta. Pero más importante aún es aprovechar todas las partes del animal o de la planta. En general comparto la visión de Marcos, de recuperar parte de nuestro pasado más antiguo. Donde no era coherente comerse el solomillo de un antílope y tirar el resto, porque no estaba tan jugoso…A parte de la carga ecológica y moral, que implica descartar por sistema las partes culturalmente menos vistosas, no resulta ni económico ni saludable.

Aquí traigo una lista de comparación de precios de las partes de un mismo animal muy común, la vaca:

comer barato ternera
Cuadro de precios de despiece de ternera

Como veis las vísceras son más baratas que el músculo, y cuanto más magro y tierno sea, más caro. De esta manera lo más caro es el solomillo y lo más barato…los huesos.  En algunas carnicerías hasta los regalan, si compras algo más.

Solo hay una diferencia entre disfrutar comiendo un entrecot y unos sesos. Saber cocinar. Un filete lo tiras a la sartén y lo único que tienes que hacer es no dejarlo como una suela. La asadura, sin embargo, si sólo la echas en la sartén con aceite y sal, no la vas a disfrutar.

Como dije al principio no aplica sólo a la carne. Las verduras también son segregadas y mutiladas sin piedad, a pesar de los múltiples beneficios que pueden ofrecer sus partes menos favorecidas. ¿Alguna vez habéis pensado qué podéis hacer con las hojas que acompañan a los rábanos? ¿Y con la parte más verde de los puerros? Ve más allá, la semana pasada aprendí a aprovechar las raíces de los puerros. Si son largas –más de 3 cm- puedes lavarlas bien, y usarlas como si fueran gulas. ¡Te va a sorprender su textura!

Me voy a despedir con una receta que me sorprendió. Acostumbrado a hacer las vísceras encebolladas, me salí del guion para hacer otro plato bien sencillo.

Riñones con champiñonescomer barato , comer barato

Ingredientes (2pax):

~500g de riñones de cordero (2€)

2 cebollas medianas (0,50€)

200g champiñones (2€)

Aceite y sal

Tomillo y romero

Coñac y cerveza (opcional)

  1. Corta en dos mitades los riñones, o si son grandes en 4 y ponlos en un bol con agua.

  2. Déjalos diez minutos antes de cambiar el agua y déjalos otros diez minutos.

  3. Escúrrelos y ponlos a macerar, en un majao de tomillo, romero y aceite. Si quieres, añade ahora un chorrito, generoso, de coñac y remueve bien. Déjalo reposar tapado.

  4. Corta los champis en cuartos u octavos intentando que queden del mismo tamaño que las mitades o cuartos de los riñones.

  5. Cortar las cebollas en brunoise de 1 o 2 cm.

  6. Una vez llevan los riñones 30 minutos en unte, pon una sartén a fuego fuerte, echa aceite y cuando va calentando, echa los champis baja el fuego y a los 2 minutos echa la cebolla. Ya sabes que puedes elegir si dorarla o no. Remueve, de vez en cuando, para que dore igual por todos lados.

  7. Una vez ha dorado, y empieza a pegarse a la sartén, echa un poco de cerveza y espera a que reduzca.  Si no tienes, o no quieres echar cerveza, puedes echar caldo de huesos, o sino, salta al paso 8.

  8. Cuando ha reducido casi todo, echa solo los riñones escurridos –pero no lavados- y reserva el resto, sal al gusto y sube el fuego para que tuesten un poco.

  9. Cuando van tostando, baja el fuego y echa el contenido del bol y si tiene poco jugo, un poco más de cerveza. Déjalo cocer tapado a fuego lento unos 10 minutos vigilando que no se consuma todo el caldo.

comer barato visceras
riñones con champiñones

Si dejas de lado los prejuicios, disfrutarás de un plato bueno, rico…y ¡barato!, por poco más de 2,50€.