Archivo de la etiqueta: hijo

monstruo de las galletas

¡Mi hijo solo come galletas!

“¡Es que solo come galletas!”
“Mis hijos se quedan delante del plato de comida 1 hora y luego, al final ni lo prueban”
“No sé qué hacer para que mi hija coma verduras”
La de veces que he oído estas y otras frases…Pero lo peor no es lo que dice, si no la cara de desesperación de los padres, cuando lo dicen.
En general los niños sienten una especial debilidad frente a la comida procesada.  Son objetivos que sucumben fácilmente a una campaña de márketing orquestada con la precisión de un reloj suizo.  Y eso que Triki ya nos avisaba de cómo acabaríamos si sólo comíamos galletas…
Muchos padres intentan sin éxito, combatir en esta guerra sin las armas adecuadas, poniéndose al nivel de su rival.  Esto es como tirarse del avión con un paraguas en vez de con paracaídas.

Situación actual

Marcos, se levanta cuando su mamá está aún en la ducha.  Se va al salón y enciende la tele para ponerse a ver dibujos animados.

Cuando su madre sale de la ducha, le obliga a ir al baño, a vestirse y a desayunar.  Una vez en la mesa, le ofrece una amplia variedad de fruta mientras ella se prepara un café con leche.

Marcos mira la fruta y le dice que no quiere desayunar, y entonces su madre insiste en que  tiene que comer algo.  Acaba negociando con su hijo una fruta a cambio de dos galletas y salen de casa.

Ya en el cole, desayuna un vaso de leche con galletas antes de empezar las clases a las 9.

Antes de salir al patio, se toma su “almuerzo” (un actimel) hacia las 11 y para las 12:30 está en el comedor esperando su ración.

La mamá de Marcos, que ha ido a recogerle, se pregunta por qué busca con tanto interés la merienda.  Cuando consigue la bolsa, descarta unas zanahorias peladas que mira con desaprobación y se tira derecho al zumo de piña.  Ya se comerá luego el sándwich de pavo.

A la hora de la cena, se queda Marcos delante del plato de merluza rebozada con brócoli al vapor.  Retira el plato con el brazo y le dice a su madre: ¡Esto es un asco!

Sus padres tiran de paciencia y empiezan a comer para que vea que está rico.  Pide un yogur de postre pero su padre se niega a dárselo, si no se come antes la comida.  Finalmente consiguen llegar a un acuerdo en el que se acaba comiendo 2 yogures y media ración de la merluza.

¿Qué está pasando?

Para empezar muchos padres no tienen clara la diferencia entre alimentos y pseudoalimentos. Y por otro, los que la tienen clara, quieren convencer a sus hijos de las bondades de unos frente a otros, mediante razonamientos o imposiciones complicadas de comprender por un cerebro grande en plasticidad, pero inmaduro en complejidad.  Lo que provoca rechazo por parte del niño, ante lo desconocido, y frustración en los padres respecto a sus enseñanzas.

Esto puede desembocar en pérdida de convicción por parte de los padres, haciéndoles abandonar su esperanza de alimentar adecuadamente a su prole.  O también volviéndoles menos tolerantes, y más irascibles frente a los deseos impulsivos de sus hijos.

Entre las 7 y las 8 am es prime time de las animaciones infantiles, con sus correspondientes anuncios.  Esos anuncios son un arma de intoxicación masiva porque no sirven para informar a los niños de que existe coca-cola.  Eso es una bobada.  Esos anuncios inciden en la parte del cerebro más primitiva, la única completa en un niño, para crearles artificialmente una necesidad irreal, y que sean ellos mismos los que los demanden, en vez de tener que vendérselos.

galletas
Pseudoalimentos hechos para engañarle

En una sociedad acomodada, parece como si pasar hambre estuviera mal visto.  Creemos que estar más de 5h sin comer puede desembocar en pérdida de salud.  Entonces nos obsesionamos con que el niño esté comiendo cuanto más tiempo mejor.  Nuestro orgullo de padres se ve herido de muerte, si nuestro hijo nos dice que tiene hambre y no somos capaces de meterle nada en la boca, en los siguientes 5 segundos.

A un niño le cuesta reprimir sus impulsos, y el hambre es uno muy primitivo.  De hecho todo el sistema está conectado y sus papilas gustativas, que se están formando, buscan unos sabores que la industria alimenticia conoce y explota para su beneficio, y la desesperación de los padres.

¿Por qué nos afecta tanto la publicidad?

Todos nuestros sentidos han evolucionado desde que nos pusimos sobre dos piernas.  ¿A mejor, o a peor?  Yo diría a distinto.  Ya no necesitamos mirar a más de 200 metros, por si nos acecha un depredador.  Ni distinguir el olor agradable del rancio, gracias a la fecha de caducidad de los productos.  Nos estamos adaptando, pero poco a poco.

En los últimos años, ha sido la vista, la que más ha tenido que adaptarse.  Hay un altísimo índice de problemas visuales, más que de oído u olfato.  Se ha normalizado aceptado socialmente tanto el uso de lentes, que ahora incluso hay personas que desean llevarlas sin necesitarlas.

Es un hecho.  No es que la vista sea cada vez más importante, es que despreciamos por completo los otros sentidos, dejando que sea la vista la que lleve todo el peso de la interacción exterior.  Necesitamos ver para creer.

La industria se ha dado cuenta del potencial de la vista, y premeditadamente ha anulado los otros sentidos.  La publicidad, eminentemente visual, está diseñada para despertar nuestro instinto más primitivo a través de los ojos.  Se usan técnicas que acceden a lo más profundo de nuestro ser, para evocar nuestro instinto de comprar.

¿Por qué los niños prefieren los procesados a la comida real?

En los últimos años, ha cambiado mucho lo que miran nuestros ojos.  Hace apenas 100 años, estaba repleta de sutiles contrastes y matices, que sencillamente hemos dejado de percibir.  Ahora se centra en dibujos animados para los niños, que ven colores planos, en pantallas planas.  Dejan de apreciar los matices naturales y desprecian la comida que no tiene un color plano.

Los filetes, a la plancha.  Los guisos, sin una mota de verdura.  Eso sí, las galletas, con dibujos de su serie favorita.  No son culpables de no querer la comida de verdad, son víctimas de un sistema que absorben sin filtro por su plasticidad neuronal, que buscan los colores planos, impresos en una caja de cartón de cereales de desayuno, o en una chocolatina.

Hace apenas 50 años los niños desayunaban bastante poco, y la mayoría productos locales.  Procesados sí, pero no tanto.  Unos pan con aceite, otros pan con tocino, otros leche o si tenían mucha suerte, nata. No la nata que viene en el brick, si no la que se quedaba en la parte de arriba del caldero al ordeñar la vaca.  Las magdalenas solo tenían 4 ingredientes: Harina, azúcar, mantequilla y huevos.  No eran muy saludables desde luego, pero no es lo mismo.

galletas
Son pseudoalimentos los dos, pero no es lo mismo

No se trata de lo que comían nuestros antepasados velludos ataviados con un taparrabos.  Se trata de lo que comían nuestros abuelos.

Además, “atacar” a los más jóvenes tiene 2 ventajas.  La primera es que es más fácil.  Y la segunda es que una vez han pervertido su paladar cuando se está formando, será más fácil atacarle en su edad adulta.

Posibles causas

En el tiempo de posguerra en España, llegó el plan Marshall “al rescate” diciendo que estábamos subalimentados porque no desayunábamos.  Menos mal que llegó el tío Sam para subvencionarnos con margarina y leche desnatada en polvo.  Independientemente de que fuera a cambio de colocar múltiples bases en territorio español, empezaron a introducirnos en el mundo de los pseudoalimentos procesados.  Y empezó el desastre.

Las crisis económicas desde luego no ayudaron.  Que sean necesarios 2 sueldos para poder sobrevivir, dificulta enormemente la elaboración casera de alimentos.  Antes, uno de los dos progenitores de la familia, podía tomarse su tiempo para ir a comprar productos frescos, y elaborarlos para conseguir que fueran más nutritivos y saciantes.

Otro factor a tener en cuenta es la cultura de la inmediatez.  Preparar un buen cocido, o un estofado con caldo de huesos, parece más trabajoso que una sopa instantánea de meter en el microondas durante 3 minutos.

La televisión que basa sus contenidos en dibujos planos y carece de matices, implanta en el niño esta idea alejada de la realidad, pasando a desear comidas simples y reconocibles.

Los niños recuerdan el sabor dulce de la leche materna y es lo que siguen buscando insistentemente.  La industria lo sabe, y por eso inventan más y más maneras de camuflar azúcar, para triplicarle el precio.

¿Qué puedo hacer para que empiece a comer comida?

Podrás hablar con mucha gente y cada uno te contará sus trucos, pero hay algunas sencillas cosas que puedes hacer, para empezar a revertir la situación.  Obviamente dependerá de la edad de los niños, puesto que saber hablar, es un punto de inflexión.  En concreto me voy a centrar en los niños de 2 a 5 años, que parece el periodo más crítico en cuanto a alimentación.

  • No compres pseudoalimentos.  Si no tienes, no hay discusión posible sobre si se los das o no.  Bastantes van a comer ya, sin necesidad de que se los proporciones tú en casa.  Cumpleaños, meriendas de otros niños, abuelos…Van a sacar malas opciones de un montón de sitios, y en la mayoría de las ocasiones no podrás hacer nada para impedirlo.  Confórmate con no dárselos tú en casa.  Que el niño vea, que sus padres, que le quieren, no le darían eso.
  • Sé trasparente mostrándole cómo es el proceso que siguen los alimentos desde la naturaleza a la mesa. Es importante que sepa que la leche se ordeña de los animales o que la fruta y la verdura, son recolectados de árboles y plantas.  Lo que nos da más miedo y rechazo es lo desconocido.
  • Intenta cocinar con ellos, o invítales a que te ayuden en las elaboraciones. Seguramente sea complicado al principio porque quieran hacerlo todo, o porque finalmente el resultado no sea el esperado, pero ver como se hace, les animará al menos a probarlo.
  • Procura que se siente a comer con hambre. Este instinto tan primitivo, que impide adelgazar casi a la mitad de la población lo entiende cualquiera.  Si se sienta a la mesa, con sueño, o sin hambre, no va a comer.  Puede suponer una diferencia como empujar un coche cuesta arriba, o cuesta abajo.
  • Se creativo en la cocina. Si te limitas a echar un filete de pollo a la plancha y ponérselo con un poco de arroz blanco, le parecerá un rollo comer.  Una simpleza que te puede ayudar es cortar los trozos de pollo muy pequeños (que se los coman de un solo bocado) y servir el arroz con tomate como si fuera un volcán con lava escurriendo.
esto NO son galletas
¿Dirías que está comiendo acelgas?
  • Los niños tienen nombres tabú. Evítalos para romper su primera barrera de defensa.  Mi hijo estuvo 2 meses sin comer merluza, hasta que me di cuenta de que coincidió con su entrada en el comedor del cole.  Tuve una infructuosa conversación con él, en la que le expliqué pacientemente, que la merluza que comía en casa no tenía nada que ver con lo que le ponían en el cole. Le explique el porqué, y me esforcé mucho en convencerle de que estaba rica.  Ese día no se la comió.  A la semana siguiente, le dije que era pez blanco, y se la comió toda y me dijo que estaba muy rica.
  • Evita la confrontación. Ni amenazas, ni castigos, ni premios pseudoalimenticios.  En el mejor de los casos te llevará a una negociación poco ventajosa para su salud.  Si ya has recibido una negativa tajante, déjalo estar.  Obligar a un niño a comer, está demostrado que no es una buena estrategia a largo plazo.
  • Convierte las comidas en un momento lúdico. Gasta bromas, haz reír, búrlate de ti mismo.  Si los niños asocian el momento de la comida con algo divertido, les encantará sentarse a comer.  Puedes hacer formas con la comida, con la colocación de los platos, incluso en los casos más difíciles permitirles algún juguete.  Si sientan con ellos a su muñeco favorito y le dan de comer, se verán reflejados y puede ayudarte.
  • No pongas la tele. Ni la tablet, ni el móvil, ni ningún dispositivo que ahuyente su atención y te permita meterles comidaen la boca sin que se enteren.  Al principio te puede parecer el mejor invento del siglo, pero no es buena idea porque prestan menos atención a saborear, oler, y disfrutar la comida.  Y esto es el arma definitiva en tu guerra contra los pseudoalimentos.
  • No te obsesiones. Algo que no quiere hoy, puede que lo quiera mañana.  Lo importante es no substituir.  O sea, no hagas 3 comidas diferentes cada vez, hasta que aciertes con una que quiera comer.  Si ese día no le apetece, dile que no pasa nada porque no coma.  Créeme que no se va a morir de hambre, por estar 3h sin comer…Mi hijo con 2 años “sobrevivió”(percentil 90 de peso y talla) durante 3 meses sin cenar nada ni un solo día.
  • No te excedas de exótico. Aunque el sushi o las flores de calabacín son alimentos muy ricos, no es necesario que se los introduzcas tan pronto.  Lo más seguro es que se ponga nervioso intentando comerlos y se frustre, o los rechace de aquí en adelante.  Mejor cosas sencillas y si se pueden comer con la mano, ¡mejor que mejor!

Y si no come verduras… ¿qué hago?

esto NO son galletas
esas terribles y apestosas verduras…

Es muy raro que a un niño no le guste un huevo frito.  Al igual que es muy raro que le gusten las verduras.  Si a tu hijo no le gustan las verduras, tengo que decirte que tu hijo es…normal.

Una planta no quiere dejarse comer, por lo que si tú quieres comértela, va a intentar impedirlo, y puesto que no pueden huir ni luchar, fabrican venenos químicos, que pueden resultar tóxicos para sus depredadores, o sea, tú.  No me refiero a los pesticidas, si no a los oxalatos de las espinacas, los fitatos, o las saponinas de las patatas.

Un sistema adulto plenamente desarrollado, puede tratar estos venenos y antinutrientes gracias a unos riñones, hígado y sistemas inmunes a pleno rendimiento.  Sin embargo, a un niño le va a costar más.

No estoy diciendo que si tu hijo come ensalada, dejes de dársela por miedo a envenenarle.  Lo que digo es que es normal que no se sientan atraídos por un sabor, que en la naturaleza podría suponer un mayor “riesgo” que la fruta (dulce e inocua).  Por eso los niños muestran más predisposición a comer fruta o carne que verdura.

¡Pero entonces, si no come verdura, le van a faltar vitaminas y minerales!  No necesariamente…

Aquí tienes una tabla resumen de los alimentos más ricos en Vitamina A.

Alimento cantidad/racion (niño de 5 años) UI vitamina A
Hígado 50g 9000
zanahoria 1 unidad ~50g 8000
espinacas 80g 7500
calabaza 100g 4000
Melón 100g 3300

La vitamina D está totalmente dominada por pescados y lácteos, y el grupo de la B por un amplio grupo de alimentos: carne, fruta, verdura, pescado, huevos…

¿Entonces comer verduras no es necesario?  Pues no.  Y para los niños…tampoco.  Lo único necesario es comer alimentos, con una ligera variedad, pero sin pasarse.  Tu objetivo es descartar todo pseudoalimento posible.  Si has conseguido esto, la comida real le parecerá una delicia.  O sea, si solo come pollo, no creas que dándole pan o ketchup aumentas la variedad.  En ese caso es mejor que solo coma pollo.

Conclusiones

Los niños no son culpables de no querer comer comida real, sino las marcas de pseudoalimentos, que bombardean sus cabezas, con ideas nocivas sobre alimentación.

El entorno poco te va a ayudar en lo que a su alimentación se refiere.  Más te vale, dejarlo en tus manos.

Creemos que los niños al igual que los adultos, necesitan comer para poder moverse y es al revés.  Primero, nos cansamos y nos desgastamos, y luego comiendo, reponemos.

Es mejor que esperes a que tenga hambre para darle de comer, que intentar que coma para que luego pueda jugar con más energía.

Hay muchos trucos para que coman, pero los fundamentales son los mismos: no tener en casa pseudoalimentos, divertirse cocinando y comiendo, sentarse a comer con hambre y no obligarle a comer.  Bastante le obliga y le obligará el hambre.  En muchos casos no hacer nada y simplemente esperar, es suficiente para que la realidad caiga por su propio peso.