Archivo de la etiqueta: salvados

strangerpigs

Crítica al documental strangerPigs

Hoy daré mi punto de vista sobre el documental emitido el pasado domingo en el programa Salvados de LaSexta, strangerPigs, comandado por el periodista Jordi Évole. Daré una perspectiva de gastronomía, salud, y como no, economía.

El documental versa sobre el maltrato animal, centrándose en los cerdos, que se profesa actualmente en algunas granjas. Hace referencia a casos concretos de granjas con nombre y apellidos y marcas de destino. Además habla del aspecto humano y de las condiciones laborales de los trabajadores de los mataderos y granjas.

Tengo que decir, que Évole se ha ganado una fama merecida, fruto de sus programas transgresores y atrevidos. Entrevista y acorrala a políticos, a gente con cargos de responsabilidad, y no tiene reparos en hablar sin tapujos de marcas y culpables a la cámara.

Yo recomiendo ver el documental con el más absoluto escepticismo, ya que este experto periodista tira de repertorio para despertar emociones y subir audiencias, a la par que denuncia ciertas prácticas que deberían terminar.

Ni es totalmente cierto todo lo que se induce a pensar, ni recomiendo centrarse en la parte emocional del mismo. Intentaremos centrarnos en la parte práctica, impidiendo que nos despisten los intereses políticos palpables en el programa.

Dejo aquí el enlace a la web oficial para que lo veas si tienes interés.

Breve resumen de “Stranger Pigs”

El documental empieza con unas bonitas imágenes de una granja ecológica en Lérida, que dan paso a las declaraciones de un eurodiputado de EQUO. Hace un repaso por todas las etapas de la producción del cerdo en España. O sea, explotación humana y animal. Si explotan al trabajador, cómo no van a explotar al cerdo…

Hacia la mitad del programa, se dirigen a una granja en Murcia, donde se cuelan en mitad de la noche. Llegan a una nave, donde hay muchos cerdos agonizando y en unas condiciones lamentables de salud y hacinamiento.

Para terminar, presentan la problemática al director general de ganadería de Murcia. Éste hace un análisis y una valoración obviando completamente las imágenes. Se limita a recitar lo que parece un manual, de qué decir ante las cámaras, si tienes ese cargo.

En qué fijarse y qué obviar

Los datos que ofrecen pueden aceptarse como más o menos aproximados, pero sí nos dan una idea de la industria del cerdo en España.

  • Los ganaderos ecológicos dicen, que no es que sea caro criar un cerdo en este tipo de granjas, sino que es “alarmantemente” barato producirlo en macrogranjas intensivas.

    • Sería mejor comer un filete de lomo ecológico y acompañarlo de verduras que comerse 3 filetes.

    • Es mucho peor comer embutido que panceta.

  • Estadísticamente cada español se come medio cerdo al año.

    • No tiene en cuenta los niños, ni los mayores, que obviamente comerán menos, o sea que el grueso de la población comerá algo más.

    • Tampoco diferencia entre cochinillo y cerdo adulto.

  • De las 90.000 granjas que hay, solo 155 son de cría ecológica.

    • No quiere decir que solo puedas optar a cerdos bien criados y alimentados en una de esas 155 granjas, sino que esas tienen el sello eco.

  • La granja ecológica que saca, presume de haber sido la única de toda Cataluña, sin embargo, se va hasta Murcia para colarse en una explotación porcina.

    • Deberíamos pasar por alto que Évole es catalán y que prefiere dejar bien a su tierra y mal a un rival de Casa Tarradellas o La Selva.

  • El comentario que hace un inspector de sanidad: Se ha perdido el contacto entre animal y persona. Ya nadie mata al animal que se va a comer.

    • Da igual que quiera intentar convencer a la gente de que si tuvieran que matar animales para comer probablemente se harían vegetarianos.

    • Lo importante es que hemos perdido contacto con la comida y nos creemos que viene en bote.

  • Queda patente que el director general de ganadería de Murcia sabe mucho de leyes, y poco de ganadería.

Aspectos concretos a analizar

La explotación de los trabajadores del matadero es penosa, pero se escapa del ámbito del blog.

strangerPigs

La granja en la que entran es sumamente grande, pero la cámara sólo accede a un sitio. Realmente donde se cuelan y a lo que corresponden las imágenes más duras del programa se denomina “lazareto”. Así es como se llama a la zona donde están los cerdos “en cuarentena” por tener algún tipo de dolencia o enfermedad. Hernias, malformaciones, úlceras, fracturas, etc. Primero se les intenta curar, y si no se consigue se sacrifican y NO SE DESTINAN AL CONSUMO HUMANO DIRECTO. Lo que no es seguro es que no se acaben transformando en pienso para alimentar otros animales o abono para huertas.

Aunque en el reportaje se dice que se matan 46 millones de cerdos al año, y la mitad se exporten, no quiere decir que los 23 millones aproximadamente de cerdos se coman. Ojalá. De esos millones de cerdos, muchos irán a parar al cubo de la basura. Supermercados que no pueden vender la carne fresca pasado un tiempo, gente que después de comprar la carne, se olvidan de ella y se estropea y es desechada.

El eurodiputado dice que te estás comiendo un lomo de antibióticos, lo cual es otra falacia que pone de manifiesto, que no tiene mucha idea de biología. Los antibióticos y demás drogas (contra el estrés, la inflamación, etc) se deben administrar diariamente porque en 24h apenas quedan trazas. Lo que sí pueden causar es daños hepáticos a largo plazo y esto no quiere decir que si comes hígado, comas antibióticos. Si no que quizá el hígado, no tenga los nutrientes y minerales que tendría uno que no haya sido tratado con antibióticos. Pero sigue siendo seguro su consumo.

Reflexión personal

Los métodos que elige Évole son criticables, y desde luego poco éticos, pero con ello consigue dos cosas. Primero que todo el mundo hable de ello, pues sería mejor balancear la producción ecológica. En segundo lugar, provocar a la gente para que abra los ojos ante la realidad que supone comprar un salchichón en el supermercado.

Que incluya imágenes capciosas o use trucos de márketing para captar audiencia, no debería cegar al consumidor que está deseando buscar una excusa para exculparse.

Nos tiene que quedar claro, no sólo por las imágenes, sino por los datos, que no se crían los cerdos para formar parte de la cadena trófica. Literalmente se producen en fábricas y se tratan como piezas de automóvil, tela para ropa o ladrillos para casas. Acabamos consumiendo subproductos alimenticios con “trazas” de cerdo, que nos impiden reparar en la realidad de su producción.

No soy una persona altamente influenciable, por lo que no voy a dejar de comer carne por ver animales sufrir, ni a dejar de comer frutas y verduras por más que vea como riegan con pesticidas los campos.

Eso no quiere decir que sea insensible, obviamente me afecta. Los humanos profesamos una compasión que nos ha hecho crecer como especie y por lo tanto, perderla, es lo que nos está condenando…

Yo creo en un modelo de consumo responsable donde los cerdos no son tratados como mercancía, pero tampoco como príncipes, sino como lo que son.

Nos hemos olvidado que en cuanto a alimentación se refiere, el mayor valor añadido que podemos darle a los alimentos es…ninguno. Cuantos menos inventos tenga, más valioso es.

¿Qué diferencia una carne de otra?

Es importante tener claro qué estamos comiendo. Mucha gente piensa que comer cerdo ibérico es bueno, sostenible y ecológico. Pero como es más caro, compran “del normal”. Tampoco es una falta de respeto hacia el animal semejante desconocimiento, pero si es tu caso, puedes visitar este enlace. En él te enseñarán la diferencia entre la raza del cerdo, su método de cría y su alimentación.

strangerPigs cerdos

Además de lo que se presenta en esa web, yo añadiría el tipo de cría que se llevaba a cabo hace apenas 50 años. De hecho mis padres así lo hacían con sus cerdos, uno o dos que tenían algunas familias. Consistía básicamente en darle de comer lo que pillaban por las tierras de los alrededores, complementándolo con las sobras de los humanos, o los excedentes y alimentos malogrados. Eso sí, el cerdo tardaba 2 años en crecer.

¿Qué NO hacer?

Lo que bajo ningún concepto debemos hacer es dejar de comer panceta o chuletas de cerdo para empezar a comer pavofrío o cambiar el chorizo por la cecina. Si has sentido compasión de esos animales, no cambies tus hábitos por otros peores. Aprovecha y cambia a mejor.

Un cambio a mejor no es dejar de comer jamón serrano, para empezar a comer salchichón ibérico. Es más caro, y probablemente igual de cruel…

NO dejar de comprar carne fresca, para comprar pseudoalimentos vegetarianos en forma de carne. Hamburguesas de tofu, “carne limpia”, salchichón vegano o cosas por el estilo sólo servirán para sacarte el dinero.

Dejar de comer cerdo, y en vez de eso comer más pollo o ternera. Como dije antes, en esta ocasión les ha tocado la china a los cerdos, pero la semana que viene será a los pollos. Y… ¿qué harás entonces?

¿Qué hacer?

Si no quieres entrar a formar parte de esta cadena, y te quieres salir de la rueda puedes hacerte vegetariano, o empezar a consumir de manera responsable.

¡Pero comprar ecológico es más caro! NO, ni mucho menos. ¿Te has fijado en esos paquetes de jamón cocido extrajugoso del súper? ¡Sólo cuestan 1€!… Ya, pero tienen 80g de producto, de los cuales sólo el 75% es carne de cerdo ya cocida (o sea, que ha cogido agua durante la cocción…) Te está saliendo a más de 18€/kg. Mientras que los filetes de jamón son a 6€/kg. Si los compras ecológicos, a lo mejor te cuestan 12€/kg. Sigues ahorrando un montón, sin contar que la carne fresca llena mucho más, por lo que comerás menos.

Por otro lado tienes que saber que la “carne” no es solo filetes y carne picada. Hay carne más allá del solomillo: oreja, rabo, codillo, manos, morro. No dicen que del cerdo se come todo, pues al lío. Es mucho más sostenible comer todo el animal que sólo el solomillo, y más barato.

Hay 3 carnes que están muy explotadas y que yo recomiendo reducir su consumo todo lo posible: ternera, cerdo y pollo. Cuanto más se consume de un animal, más hay que criarlo y por lo tanto más hay que reproducirlo, llegando poco a poco a empeorar la especie. Busca alternativas que aunque no sean más ecológicas, ni más éticas, aumentarán la sostenibilidad. Puedes comprar conejo, pavo, codornices, jabalí, ciervo, cordero, cabrito…

Además, está muy probado que una disminución del consumo de carne lleva a una mejor salud. No digo que comas carne solo una vez a la semana, pero sí puedes reducir las porciones. Es importante comer proteína animal a diario, pero no es necesario comer un filete de medio kilo.

Conclusión final

En general reducir (no eliminar) el consumo de carne será mejor para tu salud y bolsillo. Sobre todo si reduces el consumo de pollo, cerdo y ternera.

La legislación es estricta y es muy difícil que llegues a comer carne en mal estado o nociva para la salud. Aunque algunos no la apliquen, es más fácil y barato explotar personas que animales y será ahí donde reduzcan costes.

Cuanto más procesada sea la carne, más posibilidades hay de que su origen sea peor. Compra más carne fresca (que haya que cocinar) y menos embutido.

Comprar las partes menos deseadas (vísceras, huesos, cabeza…), será más sostenible, más nutritivo y más barato.